Quiero una cita

Palabras para entendernos.

LOS HOMBRES DICEN QUE SOY FRÍGIDA.

¿QUÉ ES ESO?

Tabla de Contenidos

LOS HOMBRES DICEN  QUE SOY FRÍGIDA.

Durante años, los problemas sexuales femeninos fueron excluidos del quehacer científico. La mayoría de las autoridades afirmaban que la mujer no era capaz de desencadenar una respuesta erótica y que el área sexual era exclusivamente reproductiva.

Escribir al DR. Mauro Hoy

El deleite sexual femenino se consideraba anómalo e indigno. Solo las mujeres de baja reputación y prostitutas podían hacer gala de los goces sexuales, claro está, pagando el precio del desprestigio y la estigmatización. Desde esa perspectiva, era normal y hasta deseable que la mujer experimentara cierto repudio por los acercamientos eróticos. Básicamente, se anhelaba de una mujer decente que fuera complaciente con su marido. 

En aquellas épocas no se contemplaba ningún otro problema sexual además del procreativo. La esterilidad, la infertilidad, el aborto habitual y los partos prematuros reiterados eran las entidades estelares, eminentemente ginecológicas, por las cuales una mujer consultaba. 
Con el tiempo, la ciencia se dio a la tarea de investigar la sexualidad femenina. Para sorpresa de todos, descubrió que la sexualidad en la mujer tiene un enorme potencial, que el deleite y el placer femenino superan con creces a los del varón. 

Así se comenzó a hablar de la “mujer frígida”, es decir, de la “mujer fría”, para referirse de una manera vaga e imprecisa a las mujeres que enfrentaban cualquier  tipo de problema sexual. Algunos la catalogaban como una condición innata, es decir, que se nacía con ella, y otros aseveraban que no tenía remedio.

La ciencia es clara en señalar que los problemas sexuales y reproductivos femeninos abarcan diversas entidades, cada una de ellas con síntomas y tratamientos distintos. Entre las más importantes se destacan:

• Esterilidad: es la imposibilidad de la mujer para lograr un embarazo.

• Infertilidad: es la condición reiterada en la que el embarazo no logra llegar con éxito hasta el nacimiento, pues el embarazo se interrumpe antes de que el niño pueda sobrevivir.

• Apatía sexual: es la pérdida o la disminución del deseo sexual. La mujer que padece esta disfunción no presenta el característico apetito sexual.

• Alteraciones en la lubricación: se refieren a las mujeres que no consiguen humedecer, mojar o lubricar adecuadamente la cavidad vaginal durante la relación sexual, con lo cual se dificulta la penetración y, por ende, el deleite.

• Anorgasmia: es la incapacidad reiterada que presentan algunas mujeres para conseguir el máximo placer de la relación sexual: el orgasmo.

• Dispareunia: es la presencia de dolor con la penetración, que impide el acto sexual o el disfrute.

Hoy, tanto el hombre como la mujer tienen el deleite sexual dentro de sus expectativas de vida en común. El hombre ha cambiado: ya no se conforma con disfrutar el acto sexual, sino que ansía el goce compartido, se place en ver a su pareja deleitándose de placer, le resulta grato que su mujer pida más, y poca gracia le hace una relación en la cual solo él disfruta. 

La gran ventaja de nuestros tiempos es contar con tratamientos realmente efectivos, que permiten a la mayoría de las mujeres con problemas sexuales superarlos y así vivir una vida sexual plena.

En los siguientes links puede encontrar más nformación relacionada al tema, MUJERES SIN DESEO o también puede visitar ANORGASMIA.

Escríbanos

Venta de libros del Dr. Mauro