Quiero una cita

Un recorrido histórico

VIRGINIDAD

I Parte

Tabla de Contenidos

VIRGINIDAD

Hablar de la virginidad implica ubicarse en un momento histórico y en una cultura determinada ya que los factores que giran en torno al inicio de la vida sexual varían en el tiempo y en cada latitud.

Escribir al DR. Mauro Hoy

La idea y los conceptos de la humanidad en torno la virginidad, han variado acorde a la cultura y la época. Curiosamente, muy pocas civilizaciones la han visto como un tema trivial y sin importancia. Por el contrario, numerosas sociedades han forjado una serie de valores en torno al himen.

 Es precisamente conociendo los diferentes abordajes, que podemos tener una idea más clara de lo que representa la virginidad en nuestra sociedad. Por ejemplo, en ciertas sectas de la India tradicional, se realizaban celebraciones públicas para romper el himen de algunas mujeres elegidas; es decir, la pérdida de la virginidad era considerada como un gran honor.  

 Para los occidentales es todo un contraste que, en algunas tribus de la península de Indostán, se le llame pura y santa solo a las mujeres que tenían el himen roto. Es más fácil entenderlo cuando comprendemos que, para estos pueblos, la sobrevivencia era muy importante: la ausencia del himen indicaba que la mujer estaba lista para continuar con el hilo de la vida, es decir, habilitada para la procreación  

Aunque nos parezca extraño, en algunos lugares de la Indochina, se desfloraba a las mujeres antes de la adolescencia sentándolas en un falo de piedra. En la antigua Babilonia, se consideraba que el himen protegía a las mujeres tanto de infecciones como de hechizos. Por eso, se llevaban a cabo en los templos ceremonias sagradas para iniciar la vida sexual.

 En el medio oriente, antes del Islam, el himen se rompía con los dedos. En muchas partes del África, las primeras relaciones sexuales eran santificadas, rodeadas de ceremonias y actividades en las que participaba toda la aldea. Muchas veces se utilizaban cuernos de animales para romper el himen. En Roma, era común que las mujeres rompieran el himen ellas mismas con el falo de alguna estatua.

 Esos relatos pueden resultar curiosos o hasta novedosos. Sin embargo, revisando la historia reciente, encontramos que, en nuestra sociedad, hace unas cuantas décadas era común que, después de la noche de bodas, la esposa o sus familiares, presentaran públicamente la ropa de cama manchada de sangre, para enterar a los vecinos y a toda la comunidad, que la desposada había llegado virgen al matrimonio.

Escríbanos

Venta de libros del Dr. Mauro