Quiero una cita

Una pregunta que muchos se hacen.

¿EXISTE LA ANDROPAUSIA?

Creencia o Realidad.

Tabla de Contenidos

¿EXISTE LA ANDROPAUSIA?

Curiosamente grandes segmentos de nuestra población creen firmemente que los hombres experimentan una especie de menopausia masculina que se ha dado por llamar andropausia. El término surge como equivalente de la menopausia, fenómeno que le ocurre a todas las mujeres alrededor de los 50 años.

Escribir al DR. Mauro Hoy

Recordemos la mujer a esa edad deja de producir las hormonas sexuales del  ovario, pierde su capacidad de tener hijos y experimenta una serie de manifestaciones como calores, sudoración y cambios en el carácter, entre otros. La menopausia es una etapa en la vida de todas las mujeres. A diferencia de la mujer, en el hombre no ocurre ninguna menopausia ni andropausia.

Es decir, en el hombre los testículos se mantienen activos y producen hormonas sexuales y espermatozoides a lo largo de toda la vida. Por esa razón, un varón puede engendrar un hijo, es decir, ser papá, a los ochenta o noventa años de edad. Y aunque se ha documentado cierto descenso en la producción de hormonas, este es solo una disminución leve y paulatina y no como en la mujer en la que con la menopausia hay un cese  total de la producción de hormonas ováricas.

Es importante señalar y recalcar que no existe la andropausia porque algunos varones experimentan síntomas como cansancio, fatiga, mal desempeño sexual, cambios de humor que son producto de enfermedades como la diabetes, los problemas del hígado, las alteraciones hormonales entre muchas otras y no consultan creyendo que es normal a su edad por estar experimentando la “menopausia masculina”.Los únicos hombres que realmente experimentan una especie de andropausia llamada hipogonadismo son aquellos que pierden los testículos ya sea por traumas, golpes, accidentes, o cirugías o aquellos en los que los testículos dejan de funcionar por tumores o ciertas enfermedades hormonales.

Afortunadamente son raros estos casos.Lo que sí se observa en algunos hombres es una mala adaptación psicológica al paso de los años. Se sienten mal apagando tantas velitas en el queque, como que sienten que van perdiendo los encantos de la juventud y no valoran los alcances de la madurez. La situación puede resultar crítica para algunos, al punto que se deprimen, pasan largos periodos de desmotivación, pereza, apatía y con cierto grado de irritabilidad.

Además, poco a poco empiezan a aflorar sentimientos derrotistas que llegan a abarcar la totalidad de la cotidianidad asociado una queja constante sobre los defectos de la gente de ahora, añorando los viejos tiempos.Otros  se niegan a aceptar su edad y tienden a comportarse como personas mucho más jóvenes. Se comparan, se visten y hasta compiten con hombres menores que ellos y aún con adolescentes.

La esfera sexual también se ve en entredicho y es quizás la que más se cuestiona, ya que el varón duda si aún será atractivo. Estas dudas llevan a muchos a probar su rendimiento y desempeño sexual con una o varias parejas, casi siempre más jóvenes.Ante estos comportamientos, los otros miembros del núcleo familiar tienden a referirse al varón como “menopáusico”, pero a diferencia de la menopausia femenina,  el problema no es hormonal, ni físico, es estrictamente cultural. 

Por esa razón, estas manifestaciones se presentan a diferentes edades acorde a la cultura y no se presentan en aquellas sociedades que aprecian y valoran la sabiduría de las canas. En nuestras latitudes observamos que es más común a partir de los 50 años, momento en que socialmente se parte de la premisa “ya estas viejo”.Ante este panorama, debemos recordar que la madurez consiste en desarrollar las potencialidades que los años ofrecen abandonando con donaire aquellas que los años se llevan.

Escríbanos

Venta de libros del Dr. Mauro