Quiero una cita

Una queja muy común.

CUANDO ELLAS NO QUIEREN.

Conozca mas sobre el tema.

Tabla de Contenidos

CUANDO ELLAS NO QUIEREN.

La falta de deseo sexual femenino, es una de las disfunciones sexuales más frecuentes en nuestra sociedad. Estas mujeres, van perdiendo poco a poco el interés sexual y al cabo de un tiempo, experimentan la rara sensación de que el sexo no les hace falta, y a pesar, de que los sentimientos hacia su pareja, son intensos, la vida sexual simplemente se apaga.

Escribir al DR. Mauro Hoy

Desde la década de los sesenta, con el advenimiento de la III Revolución Sexual la vida sexual fue entendida como un puente de unión y estabilidad para las parejas. La presencia del deseo sexual, tanto de  él como de ella, se convirtió en una condición esencial para el vínculo afectivo.

Bajo estas condiciones, es que a diario vemos muchas mujeres que consultan porque no logran experimentar el deseo sexual. En ellas el apetito, las ansias, las ganas de mantener un acercamiento sexual están ausentes y en algunos casos, más bien hay repulsión a toda experiencia erótica.

Desde luego, las repercusiones maritales de esta disfunción son enormes. El varón vive esta negativa de su pareja como un fuerte rechazo personal. Las constantes negativas en la cama, provocan que surjan dudas que cuestionan el vínculo afectivo, es frecuente que él se pregunte si a ella se le acabó el amor,  y con frecuencia afloran los conflictos y enfrentamientos, y no en menos ocasiones, a pensar en falsas salidas como la infidelidad.

Hoy sabemos, que hasta un 75% de los problemas en el deseo sexual tienen origen hormonal, y los factores psicológicos aunque de gran importancia hoy se encuentran en un segundo plano en la génesis de esta alteración.

En muchos casos las glándulas encargadas de producir las sustancias hormonales responsables del deseo, están alteradas y en la mayoría de los casos, esta alteración la podemos revertir con tratamientos simples. La glándula tiroides, la hipófisis y el ovario, figuran como las glándulas alteradas con mayor frecuencia en estas pacientes.

En las mujeres en que no documentamos ninguna alteración hormonal, procede analizar si el problema es reciente o lo ha padecido toda la vida. En el primer caso, usualmente encontramos cambios importantes en la vida de la paciente, que explican de manera sobrada su repentina pérdida del deseo, como la muerte de un ser querido, problemas económicos severos, situaciones laborales de estrés, crisis maritales, etc. Desde luego el tratamiento va dirigido a resolver la causa de fondo.

Si el problema es de larga data, o estuvo presente desde el inicio de la vida sexual, con frecuencia responde a una educación errática, que le brindó a la mujer una visión distorsionada de la sexualidad, donde el deleite sexual se entiende como algo sucio, degradante o pecaminoso. En estos casos, el abordaje terapéutico suele resultar sumamente exitoso, aunque requiere de un tiempo mayor.

Es importante señalar que muchas veces el problema de ella es producto del mal desempeño sexual de él, es decir, muchas mujeres no desean tener relaciones sexuales, porque su pareja es incapaz de controlar la eyaculación y al terminar tan rápido, no les da tiempo a la mujer de experimentar los deleites del sexo.

Afortunadamente la ciencia cuenta con tratamientos altamente efectivos para tratar todos estos problemas, de manera que es cuestión de consultar.

Escríbanos

Venta de libros del Dr. Mauro