Quiero una cita

Fin de año

VACACIONES: tiempo para estudiar y trabajar

¿Qué hacer en los días libres?

Tabla de Contenidos

VACACIONES: tiempo para estudiar y trabajar

Las vacaciones pueden ser el periodo ideal para descansar o para aburrirse. Para no hacer nada o para crecer como personas. Para ver pasar el día o para adquirir nuevos hábitos saludables y buenos para nuestras vidas. ¿Qué van a hacer sus hijos en estas vacaciones?

Escribir al DR. Mauro Hoy

Históricamente a la sociedad le costó entender la importancia del estudio, las familias se negaban a mandar a sus hijos a la escuela porque esto significaba un par de manos menos en el proceso laboral, todos en casa trabajaban, hombres, mujeres y niños.

 Por eso, las vacaciones  escolares fueron programadas justo en época de cosecha, en el momento en que el campo daba sus frutos los cursos se paralizaban para que todo el estudiantado de lleno se incorporara a recogerlo. Esta es una de las razones por las cuales el periodo de vacaciones es de tres meses y empieza en noviembre cuando los cafetales llaman.

 Escolares colegiales y universitarios salían de las aulas con un canasto, con el fin de aportar cincos de más para fin de año. Así, la formación de nuestros hijos tenia dos grandes pilares el estudio y en el trabajo duro.

 Es decadente observar como nuestro alumnado pasa todo un trimestre entre conciertos, drogas, madrugadas deambulando por las calles, despertándose a mediodía, gracias a una permisividad social que ha convertido el periodo de vacaciones en un periodo de holgazanería y absoluta vagancia.

 Este trimestre por el contrario, debe ser utilizado para aprender destrezas, para trabajar en el comercio que de por si en Navidad requiere de mucha mano de obra, para hacer ejercicio, en fin para llevar una vida buena. Ideal seria que con el dinero extra que surge de estos trabajos temporales se paguen cursos de computación, ingles, natación, con el fin de preparar a los hijos para los retos que el mundo depara.

 Mucha de la problemática que hoy aqueja a la juventud brota de esa vagancia desmedida que surge de un calendario escolar permisivo, que en aquellos tiempos daba este lapso para la noble tarea de la cosecha, y que hoy, desdichadamente durante este periodo con frecuencia se nos pierde mucho del mejor fruto que tenemos, nuestros hijos.

 Tenemos que enseñarle a nuestros hijos las bondades del trabajo,  las bondades del estudio pero sobre todo las bondades de aprovechar el tiempo.

Escríbanos

Venta de libros del Dr. Mauro