Quiero una cita

La importancia de la virginidad

LA VIRGINIDAD EN OCCIDENTE

Relación entre herencia y virginidad

Tabla de Contenidos

LA VIRGINIDAD EN OCCIDENTE

Los motivos por los cuales la virginidad adquiere importancia en algunas culturas, puede estar relacionado con motivos económicos y familiares, sobre todo en aquellas sociedades donde para el varón era importante tener una certeza absoluta sobre quiénes eran sus hijos, para así poder heredarles sus bienes. En esas condiciones, una mujer virgen y un comportamiento estricto de la mujer que la alejaba de cualquier riesgo de infidelidad, era una garantía casi absoluta de su paternidad.

Escribir al DR. Mauro Hoy

En nuestra sociedad, se considera que la virginidad comenzó a tomar valor cuando surgió el sobre producto. Es decir, cuando los seres humanos acumularon tal cantidad de bienes, que, al momento de su muerte, podían heredarlos. Ante esa posibilidad, era muy importante para el varón saber cuáles jóvenes del clan eran sus descendientes y, en esa condición, tenían derecho a recibir sus pertenencias.

 Desde luego que, para ese momento, se sabía muy poco sobre la reproducción y sobre la duración del embarazo. Algunos hablaban de años y otros simplemente de trimestres. Lo que sí se sabía, era que el embarazo es producto de las relaciones sexuales y que el himen se rompe al momento del primer acto coital.

 Basados en esos conceptos, - hoy totalmente superados- se llegó a la conclusión que, la única forma de asegurar una línea de descendencia directa, era casarse con una mujer sin vida sexual previa, y que a lo largo de la vida marital el esposo resguardara la fidelidad femenina.

 Así, la virginidad o la integridad del himen, se convirtió de inmediato en un bien altamente preciado. Para que la mujer fuera digna de un matrimonio, tenia que llegar virgen al altar.

 Además, la fidelidad se elevó al máximo en la escala de valores. Una esposa decente nunca andaba en la calle; no salía de su casa, salvo que su esposo la acompañara; no recibía invitados- sobre todo hombres - salvo que estuviera el esposo presente. Todos estos cuidados le aseguraban al esposo que su mujer ni siquiera tenía la oportunidad de estar a solas con otro varón.

Como quién se embaraza es la mujer, y no el hombre, a éste históricamente se le permitió mantener relaciones sexuales con otras mujeres en el tanto no descuidara su función de proveedor familiar.

 Todo esto, hoy  puede resultar extraño. Sin embargo, en Costa Rica tradicionalmente, el hombre podía ser infiel, siempre y cuando fuera discreto. Esto, curiosamente, no fue causal de divorcio hasta entrada la década de los setentas y aun en ese momento, fue objeto de encendidos debates.

 Hoy en día, contamos con múltiples formas de identificar la paternidad, métodos que le han restado aquel valor que originalmente tuvo la virginidad, aún así, ésta sigue siendo un elemento muy importante para muchas parejas.

Escríbanos

Venta de libros del Dr. Mauro