Quiero una cita

Su presencia es tan típica que hace pensar a muchas mujeres en la posibilidad de un embarazo.

ACHAQUES:el inicio del embarazo

Los achaques más conocidos son las náuseas y los vómitos.

Tabla de Contenidos

ACHAQUES:el inicio del embarazo

La palabra achaque proviene de un término árabe que significa queja. Precisamente hay una serie de quejas que expresa la madre y que se producen a lo largo de los nueve meses producto de todas las modificaciones hormonales y bioquímicas que el organismo materno experimenta a partir del momento de la concepción. Desde el punto de vista científico los médicos utilizamos el término achaque para referirnos  a aquellos síntomas que son nobles, usuales y que no representan un peligro para la mujer embarazada.

Escribir al DR. Mauro Hoy

Sin lugar a dudas, los achaques más conocidos son las náuseas y los vómitos. Su presencia es tan típica que hace pensar a muchas mujeres en la posibilidad de un embarazo y si a esto se le suma un atraso menstrual, no hay dudad de que suele ser motivo para hacerse la prueba de inmediato.

Un achaque, menos conocido,  pero igual de frecuente es la sialorrea, que es la excesiva producción de saliva al punto que llena toda la cavidad oral y obliga a tragarla o escupirla. Casi siempre su aparición se acompaña de la sensación de asco.

Los estudios indican que las náuseas, la sialorrea y los vómitos se presentan en cerca del 75% de las embarazadas. Son producidos específicamente por las hormonas placentarias y se presentan desde las primeras semanas y que alcanzan su mayor intensidad al tercer mes. Disminuyen poco a poco hasta ceder de manera importante o desaparecer del todo entre el cuarto y quinto mes de embarazo.

Cuando estos achaques son muy fuertes, persistentes, incapacitantes o  impiden la adecuada nutrición de la madres, dejan de ser simples achaques y se convierten en una enfermedad como tal, llamada hiperémesis gravídica.

En algunos casos, incluso es necesario instaurar tratamientos  especiales y hasta  internar a la madre para evitar cuadros de deshidratación y desequilibrio electrolítico, que representan una verdadera amenaza tanto para la madre como para el bebé.

Por eso ante vómitos tan intensos es fundamental consultar con el médico.

Escríbanos

Venta de libros del Dr. Mauro